Control de Estudios y Evaluación

Coordinación de Control de Estudios y Evaluación

La evaluación como parte del proceso educativo será continua, integral y cooperativa. Determinará de modo sistemático en que medida se han logrado los objetivos educacionales.

        La evaluación  constituye una acción permanente que se realiza de forma implícita al mismo proceso didáctico. Permite verificar el grado en el cual se lograron las metas propuestas, orienta el proceso de enseñanza–aprendizaje, conoce cómo trabaja  el estudiante, hasta dónde llega,  qué dificultades tiene y establece las modificaciones con el fin de elevar la calidad de la enseñanza. Implica el desarrollo de la persona humana y reflexiva, con actitudes de respeto, amor y servicio.

        La evaluación, dentro del espíritu del Paradigma Lasaliano, va más allá de los ASPECTOS ACADÉMICOS, porque se preocupa en la formación HUMANA –  CRISTIANA de los niños y jóvenes, además, nuestros estudiantes, deben: “Tener una mirada de FE sobre la realidad, Esté capacitado para crear FRATERNIDAD, Tenga disposición para el SERVICIO hacia los demás, manifieste rectitud que gobierna la conducta como sentimiento de JUSTICIA, con el COMPROMISO de colabora en la construcción del Reino de Dios.

        En este sentido, el Colegio desarrollará y adelantará procesos pedagógicos que permiten que el estudiante alcance la preparación académica y la formación humana, sin embargo, no se concibe la excelencia humana sino acompañada de la excelencia académica, siendo ésta última la que permite el logro de las competencias, los objetivos curriculares propuestos y la aprobación del curso escolar.

           En el Colegio se evalúa para:

  • Determinar el logro de las competencias y de los objetivos propuestos según el nivel y área.
  • Apreciar características personales, limitaciones, áreas por reforzar, intereses que están presentes en el proceso académico.
  • Determinar en que forma influyen en el rendimiento estudiantil los diferentes factores que intervienen en el proceso educativo, para reforzar los que inciden favorablemente y adoptar los correctivos necesarios para aquellos que presenten dificultades.
  • Proporcionar al docente información para modificar o consolidar su práctica pedagógica.
  • Definir nuevas estrategias y avances.
  • Motivar la formación de valores y actitudes.
  • Favorecer el desarrollo de las capacidades de los estudiantes.
  • Orientar y promover a los estudiantes hacia el grado superior, conforme a lo dispuesto en el presente régimen y en las resoluciones correspondientes a cada nivel y modalidad del sistema educativo.